viernes, 15 de mayo de 2015


Escucha entre los pliegues de la sombra
el susurro de una dulce melodía
que desde el mar se acerca y te nombra
salpicando con su espuma, alegría

Es mi voz, que acude entre las gotas
salobres y lubricas, al viento
a gritarle mi amor a las gaviotas
quizá... lo lleven hasta tu pensamiento

Te amo, si, es cierto
pero...

En el silencio de las hojas
cuando caen engañadas por la brisa
En el de las lágrimas
que borran con su sal la sonrisa
En el de las arenas
que mueven el tiempo con prisa
 
Y.. en el silencio en si
 
Nunca he pretendido herir
ya que nada tengo
nada
porque... nada podía pedir

2 comentarios:

  1. Anoche comenté estos versos y recuerdo la imagen con las gaviotas en la costa.
    Reitero lo dicho con cariño y amistad. Feliz viernes.

    ResponderEliminar
  2. Si, lo se....
    No se si te pasa lo mismo, me da problemas el blog al publicar.
    Gracias por leer mis pobres versos..al lado de los tuyos empequeñecen.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar este espacio y compartir tu opinión