lunes, 7 de abril de 2014

LA RUECA

Entonces, cierras los ojos
y te alejas...
Sientes la calma, la oscuridad
tranquilizadora
como un bálsamo, complacencia
Pero... dilatar la oscuridad
intranquiliza el alma
transcurrido un instante
Y regresas a la incertidumbre
al miedo, a la angustia
Y la luz te ciega,  respiras
buscando el ánimo, nuevas
sensaciones
Y maldices la debilidad
No comprendes
porque se tensa la cuerda
y danzas sobre el abismo
No hay más recurso
que el coraje,  el esfuerzo
de dar un paso adelante
mirando al crepúsculo
que amansa la duda
Que esperabas??...nada cambia
es la rueda, infinita
la rueca de la hilandera
el hilo, amargo y frágil
que teje la esencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar este espacio y compartir tu opinión